espacios en la profundidad del ser

sobre la muestra:

 

En sus pinturas Bárbara nos acerca varias preguntas que nos referencian en cuanto a nuestro estar y mirar. 

Como si fueran maquetas aparecen personas, casas, tierra, autos, circundando temas profundos como la exclusión, la limitación, la lucha por lo cultural en una sociedad en disputa. 

El color, detenido, acompaña la posible pasión que compromete a un futuro incierto pero emocionalmente ubicado en un detenimiento frágil que espera su oportunidad. 

La artista exhibe sin medias tintas lo más potente del lenguaje en gran contraste de matices en pugna.

La Pintura cobra vigencia siempre que el lenguaje es manifiesto y en este caso como si buscara las palabras, la técnica plástica resume su existencia perenne en un mundo apurado por llegar quien sabe adonde.

Héctor Destéfanis

FEBRERO 2018

sobre la muestra:

 

La existencia de los laberintos en la obra plástica de Bárbara Braguinsky muestra la intención por la búsqueda de lo profundo que anida en el misterio del ser. 

Espacios abigarrados que por momentos contrastan con llanuras ahondan una inexplicable zona de estar que se devela en conflicto. Por momentos, sentidas sugerencias de la participación de presencias silenciosas.

El color produce reflejos propios y conduce por un universo paralelo al espectador que se sitúa en uno de los posibles caminos. 

Un buen comienzo para la pintora que se esfuerza por abismarse ante el lenguaje e intentar serle fiel en su escucha y así poder recorrer senderos que instalen nuevas preguntas

 

Héctor Destéfanis

Septiembre 2014

Crítica:

 

"Cuando uno se acerca al arte abstracto espera conectarse con la pura sensibilidad, con ese lenguaje universal donde las formas y los colores adquieren significado propio facilitando una conexión con esos sentimientos tan profundos que ya no le podemos poner palabras. Por lo tanto, ante la primera exposición individual de Bárbara Braguinsky San Martín, hay que preguntarse ¿Cuál es el mensaje de nuestra alma que nos permite escuchar su obra?

 

Las escenas y ambientes oníricos sumados a la presencia de formas geométricas pareciera ejercer, a primera vista, un efecto tranquilizante pero luego aparecen escaleras que conducen a oscuras sombras, puentes rotos y ventanas que conectan con otras escenas. El orden geométrico y la serenidad onírica entran en conflicto cuando irrumpe la incertidumbre. Nuestra imaginación intenta darle sentido pero ese ejercicio sólo consigue sacarnos de la cómoda alienación y nos enfrenta a nuestros sentimientos internos. 

 

Ante una situación como esa, es muy común tratar de escapar del desafío buscando el sentido que nos puede prestar el nombre de la obra o de la exposición pero, en este caso, ninguno de los dos tenía nombre. Si o si tenés que enfrentarte a tus propias asociaciones, si o si, una vez más, el ser surge frente a la nada. 

 

Esta exposición, que se va a poder visitar durante todo el mes de octubre en el Club Sueco (Tacuarí 147 5º piso), muestra, como diría Nietzsche, la pelea entre lo apolíneo y lo dionisíaco. No se van a encontrar con una obra que calma las pasiones con el auxilio de la razón sino con una combinación de colores, formas y texturas que funcionan, para el que no se escapa, como espejo de nosotros mismos. "

Carlos Bosch

Octubre 2014

  • Facebook
  • Instagram
  • Gmail

BueNOs Aires - ArgentinA                                                              barbara.braguinsky@gmail.com